domingo, 21 de mayo de 2017

Visita Liceo Artístico

El miércoles 26 de abril, tres de nuestros miembros visitaron el Liceo Artístico para dictar una charla y construir un artilugio llamado "cámara oscura", instrumento óptico que permite obtener una proyección plana de una imagen externa sobre la zona interior de su superficie.

La charla consistió en una conversación sobre la vida extraterrestre, en como la vida no es algo tan fácil de buscar y en las posibilidades de encontrar o no vida inteligente fuera de nuestro planeta.

Los alumnos son miembros de la academia de ciencia del liceo, a cargo del profesor Roberto Parra.











ARICASTRONÓMICO II

El sábado 22 de abril, realizamos por segundo año consecutivo el evento llamado ARICASTRONÓMICO, ocasión en la cual nos damos cita junto a la comunidad ariqueña en el sector de las Presencias Tutelares, para disfrutar todos juntos de una noche plagada de estrellas, constelaciones, cúmulos estelares, nebulosas, planetas y galaxias.

Subimos cerca de las 18:00 horas aproximadamente, para comenzar a armar los telescopios, el toldo con las informaciones para los asistentes y todo lo que tendríamos preparado para aquella jornada. Poco a poco las personas comenzaban a llegar en sus vehículos particulares, y posteriormente llegaron las dos micros que dispusimos para aquellas personas que no tenían como movilizarse.

La tarde estaba algo nublada, pero las esperanzas de que se despejaran eran muy grandes y lentamente, mientras el Sol caía por el horizonte, las nubes se fueron disipando dando lugar a una noche estrellada que todos los asistentes pudieron disfrutar, algo fría a ratos, pero no lo suficiente para mermar las ganas de querer observar a través de los telescopios o bien escuchar las charlas que se dieron a lo largo del evento.

La noche transcurría entre observaciones y charlas, observándose por los telescopios objetos como la Nebulosa de la Tarántula, el cúmulo globular de Omega Centauri, el cúmulo abierto de El Pesebre (objeto Messier 44), la famosa Nebulosa de Orión (objeto Messier 42), galaxias como Centaurus A y el Triplete de Leo, y un planeta que gobernaba la noche con su fuerte brillo, Júpiter.

Las charlas, que fueron la novedad de esta versión del evento, se llevaron a cabo en el lugar donde se encuentran las esculturas principales del sector, lugar en el que se congregaron decenas de personas para escuchar sobre los distintos temas de los que se hablaron, desde radioastronomía, hasta el porque del color de las estrellas. En cada charla sorteamos un poster astronómico para que los presentes tuvieran un recuerdo de aquella noche, recuerdo que esperamos se mantenga en su memoria como un evento familiar al cual pueden ir una y otra vez, ya que esperamos volver a repetirlo año tras año..

Aquí algunas imágenes del evento:





























viernes, 31 de marzo de 2017

MARATÓN MESSIER

El pasado sábado 25 de marzo, 9 socios de nuestra Agrupación se dispusieron a realizar un evento poco conocido en el hemisferio sur: La Maratón Messier.

Pero, ¿qué es la Maratón Messier?

Imágen referencial (No somos nosotros)
Por allá por mediados del 1700, un señor llamado Charles Messier, comenzó a catalogar aquellos objetos fijos del cielo para poder distinguirlos de los errantes, de esta forma podría descubrir cometas, ya que dicho personaje era gran aficionado a la caza de estos.

El catálogo hecho por Charles Messier (Carlitos Messier para los amigos) fue publicado en 1774, y aunque no todos los objetos incluidos en el mismo fueron descubrimientos de Carlitos, el Catálogo es bien conocido mundialmente con su apellido. Cabe mencionar que el catálogo original solo contenía 45 objetos, llegando actualmente a tener 110 objetos a través de sucesivas adiciones.

Desde mediados de los 80' muchos aficionados han tratado de observar los 110 objetos del catálogo en una sola noche, lo que constituye una verdadera "maratón de observaciones", y por lo mismo a esta actividad se le conoce como la MARATÓN MESSIER.

Como Carlitos era oriundo de París, en el hemisferio norte, solo en este hemisferio es posible observar los 110 objetos, siendo imposible observarlos todos desde nuestra latitud en la ciudad de Arica.

El viaje

Partimos alrededor de las 11:30 horas, esperanzados de encontrar un cielo completamente despejado donde instalar nuestros equipos. Para nuestro cometido, la idea era ir hasta Putre, a sabiendas de que los últimos días las lluvias estivales producto del "invierno altiplanico" estaban amenazando todas las noches. Nuestra primera parada fue en el pueblo de Mallku, donde a pesar de haber algunas nubes, parecía ser un buen lugar para observar por la noche, donde por lo general se encuentra más despejado que en el día. Continuamos nuestro camino y nos detuvimos un momento en el mirador de Copaquilla...






Posteriormente llegamos hasta el pueblo de Zapahuira, donde nos dispusimos a almorzar y tomar una decisión final sobre nuestro rumbo siguiente, ya que las nubes hacia el sector de Putre se veían bastante amenazadoras a nuestros propósitos:

De izquierda a derecha: Jonathan Moncada, Diego Layana, Ignacio Castillo, Hadonys Lemo, Félix Gutierrez, Ricardo Fuentes, José Moncada, Rafael Taucare y Victor Fuentes.
Al fondo se pueden observar las nubes que amenazaban nuestras observaciones maratónicas.

Decidimos bajar un poco hasta el sector de Copaquilla, donde una espectacular explanada nos serviría como un excelente sitio para instalar nuestros equipos. Las horas pasaron, eran las 18 horas y volvimos a evaluar nuestra situación con respecto al clima, decidiendo bajar por la ruta A-19 hasta encontrar un sector más despejado.

Finalmente llegamos a un sitio que nos pareció adecuado, instalamos nuestros equipos y esperamos a que cayera la noche para realizar las observaciones...

video

Pasaban las horas y nuestras observaciones se hacían cada vez más fluidas, los objetos del Catálogo Messier iban pasando uno a uno por los oculares en los telescopios e íbamos sumando horas de Maratón.




La puna en algunos, el frío y el cansancio en otros, causaron que se perdieran algunas de las observaciones, lo cual no impidió que los más valientes de los socios se quedaran hasta alrededor de las 7 de la mañana apuntando el telescopio velozmente hacia distintas zonas del cielo, logrando cazar la no despreciable suma de 96 objetos Messier durante todo el transcurso de la noche, todo un éxito para ser el primero de estos eventos.

También durante la noche, logramos observar multitud de meteoros surcar el cielo, algunos dejando estelas verdosas, claro signo de su contenido de Magnesio. Júpiter y Saturno también fueron observados mostrando sus franjas y anillos respectivamente. Algunos objetos de cielo profundo como el cúmulo globular Omega Centauri, las Pléyades del Sur y algunos otros objetos de la zona de Carina también pasaron por la retina de nuestros ojos aquella noche.

Ahora solo nos queda esperar hasta el año siguiente, donde una nueva ronda maratónica de observaciones tendrá lugar.

jueves, 16 de marzo de 2017

Eclipse Solar Anular (informe desde Coyhaique)

Eran las 06:30 y ya todos comenzábamos a alistarnos. El día anterior estuvimos revisando todos los materiales que utilizaríamos, como cámaras, baterías, trípodes, telescopio y los muy importantes filtros para no dañar los sensores de nuestros equipos. Algunos de nosotros se quedaron por la noche trabajando en esto último, pasando de corrido hasta el día siguiente, el día D, donde observaríamos nuestro primer Eclipse Solar Anular.

Eran las 06:30, y los tecitos no se hacían esperar, o el café para despertarnos de las pocas horas de sueño que habíamos tenido, ya que el día anterior llegamos muy tarde luego de estar todo el día buscando el mejor sitio para observar el Eclipse. Ya los últimos detalles se finiquitaban antes de salir y los nervios y expectación por este fenómeno se hacían presentes.

Salimos, tomando la ruta prevista por Carretera Austral hasta el sector de "Mano negra", en un camino que se desviaba llegando hasta el sector de Villa Ortega. Ya en el lugar, conversamos con el dueño del sitio, don Reiniero Catalán, quien amablemente nos facilito un terreno para instalar nuestros equipos y realizar la observaciones.

El día prometía muchísimo, todo se encontraba despejado y el paisaje era magnífico, bosques, montañas y pastizales siempre verdes se abrían paso ante nuestros ojos, solo para adornar lo que sería una espléndida jornada.

Algunas fotos del sitio de observación:




Instalamos nuestros equipos y ya estaba todo listo, las cámaras dispuestas a capturar cada etapa del eclipse, el telescopio solar coronado realizando un perfecto seguimiento al astro Rey, nuestros lentes para observar mas directamente el Sol con toda la protección necesaria y las ganas y nervios que a esa altura ya estaban en su punto alto. Todo se encontraba en perfecta armonía, el Sol, el cielo despejado, nuestros equipos, las transmisiones y el paisaje, todo confluía hacia una magnífica experiencia.

Aproximadamente a las 09:30 horas comenzaba la Luna a "tocar" al Sol, un poco tímida pero a paso seguro, cubriendo poco a poco, lentamente a nuestro Sol. Y las observaciones comenzaban entre nervios y asombro, las cámaras ya empezaban a realizar sus primeros disparos y los "click" se escuchaban a cada minuto. Para algunos de nosotros, era la primera vez que observaban como el Sol era tapado por la Luna, lo que provocaba aun más asombro ante una experiencia indescriptible. El Sol cada vez se iba ocultando más y más, la temperatura comenzaba a descender y la claridad del día se tornaba de una forma única, no como en un amanecer, no como en un atardecer ni un día nublado, era una claridad muy única del fenómeno, muy difícil de transmitir pues era muy extraña, ya que de cierta forma se veía más oscuro, pero el Sol iluminaba lo suficiente como para que el día no se transformase en noche. 

Hasta que llegó el momento de la anularidad, observándose como el Sol se transformaba en un anillo perfecto, como la temperatura descendía alrededor de 5°C mandándonos a buscar nuestros abrigos ya que el frío se hizo sentir, nuestros ojos observando atentamente, nuestras cámaras disparando a cada segundo mientras todo era transmitido online. Era un momento mágico, el primer eclipse anular para todos los miembros del equipo que se encontraban ahí, en medio de ese paisaje único viviendo un momento único.

Lentamente la Luna iba pasando y el Sol se apoderaba nuevamente del cielo, cubriendo poco a poco con su calor, aumentando la temperatura, avisándonos que ya todo estaba acabando. La Luna se iba, ahuyentada por los gritos de júbilo ante lo que acabábamos de observar. El Eclipse llegaba a su fin, después de un grandioso momento que esperamos por meses, ya que este viaje para muchos había sido planeado con muchísimo tiempo de anticipación.

Algunas fotos:

Danilo Soto, una vez que el Eclipse había culminado


Jacqueline Soto y Franco Gomara, encargados de la transmisión en vivo

Una de las tantas cámaras con su respectivo filtro solar

Nuestro socio Jonathan Moncada (izquierda), Franco Gomara (sentado) y Mauricio Cortes (derecha)



De izquierda a derecha: Danilo Soto, Franco Gomara, Ignacio Ulloa, Mauricio Cortes, Reiniero Catalán, Jacqueline Soto y Jonathan Moncada

Posterior a todo esto, llegó la hora de guardar los equipos, despedirnos del Sol hasta un nuevo eclipse, con la promesa de juntarnos nuevamente a observar este magnífico fenómeno que pocas veces en la vida se tiene la oportunidad de vivir.

Llegamos a Coyhaique cerca de las 15:30 horas, con mucha hambre y ganas de comer un rico cordero para celebrar. Primero pasamos a la hostal a dejar las cosas, donde Mauricio Cortes decidió quedarse a dormir, ya que la noche anterior había pasado de corrido. Los demás fuimos a buscar un sitio para comer, cosa poco fácil un día domingo en Coyhaique, o al menos eso nos pareció a todos. Muy pocos locales se encontraban abiertos o con servicio de almuerzo a esa hora, pero logramos encontrar un restaurante en el paseo Horn, donde ofrecían que en pocos minutos tendrían cordero listo para servir, así que decidimos entrar y esperar.

Todo el equipo compartiendo un rico almuerzo post eclipse

Finalmente nos fuimos a la hostal, para recopilar todas las fotos y videos que habíamos obtenido, ya que el procesado de todo el material no podía hacerse esperar demasiado.

El video de la aventura: